Filandón, un regalo para los sentidos

Rodeado de naturaleza, junto al cauce de un arroyo, entre jardines y envueltos en aire puro encontramos un lugar maravilloso. Muros de piedra, cubiertas de paja, listones de madera antigua y grandes ventanales que dejan entrar la luz. Bancos y bodegones de flores y plantas aromáticas adornan los rincones de sus jardines. Y la leña a la entrada, que luego sirven para alimentar la chimenea y las hogueras que en invierno iluminan el exterior.

Filandón es el campo en la ciudad, un oasis junto al asfalto, una escapada sin salir de Madrid. A sólo unos pocos metros de Montecarmelo, en la carretera que va al Pardo, está este restaurante que enamora. En pocos meses, es ya uno de los sitios clave para aquellos que les gusta comer bien y además disfrutan de un lugar bonito.

La cocina de Filandón se caracteriza por la parrilla y las recetas basadas en la buena materia prima, tratada con esmero pero sencillez. Para empezar hay una buena selección de todo lo que apetece, porque los huevos rotos, las croquetas, el salpicón de marisco, el calamar a la parrilla, las almejas a la sartén o el buen jamón son cosas que siempre saben a gloria.


En el segundo no se puede fallar. El pescado es etiqueta negra, pues se lo sirven ellos mismos, ya que Filandón pertenece a Pescaderías Coruñesas, por lo que ídem si lo que queremos es marisco. Pero si se prefiere carne también es diana segura, porque trabajan con el mejor género que se les pone a tiro. Espectacular el lenguado Evaristo, el rodaballo o el ceviche; fabuloso el steak tartar, la chuleta o la hamburguesa. Así da gusto escoger.

Y hay que guardar algo de espacio para el postre, para disfrutar de exquisitas obleas de manzana, filloas o coulants de chocolate. Es difícil decir que no.

Filandón es un lugar acogedor donde el fuego juega un papel protagonista, por supuesto por la impresionante parrilla, que se ve al entrar, pero también por otros detalles como las agradables hogueras del exterior, o la magnífica chimenea que es el corazón de uno de los salones. Y es que un filandón es una reunión en torno al fuego en la que las familias y amigos se transmiten historias, según es tradición en las tierras leonesas, y de allí viene su nombre.

En una comida no sólo se disfruta de lo que se come, sino también de con quien se está y claro está, que se disfruta del lugar, de la atmósfera, de los detalles, de las cosas con buen gusto. Filandón es un maravilloso ejemplo de arquitectura y decoración con buen gusto. En un entorno natural, rústico, acogedor, nos encontramos un estilo elegantemente informal, cuidadosamente desenfadado, sencillamente chic. Apetece estar allí y que te vean allí.

El lugar es bonito, por eso, el Royal Institute of British Architects lo ha escogido junto a otros 10 como aquellos con más bello diseño de Europa, en los Restaurant & Bar Design Awards 2012.

Una opción única. Un placer para los sentidos: saborear su cocina, el olor a leña y campo, el contacto con la brisa fresca, escuchar la calma y ver un lugar lleno de cosas bonitas.

Restaurante Filandón
Carretera Fuencarral-El Pardo Km. 1,9. 28049 Madrid
Reservas: 917 343 826
www.filandon.es

[Texto: Carlos Montero. Fotos: Filandón]

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s