Marrakech, una ciudad que hechiza

Plaza Jamaa el Fna Marrakech

Sin que se comprenda muy bien cómo, con el paso del tiempo y los caprichos del destino, hay lugares que surgen y desaparecen, otros que pasan desapercibidos, y otros que son elegidos, tocados por la suerte para destacar y ser mágicos. Marrakech es una ciudad que no deja indiferente a nadie, o su fuerza te hechiza y te atrapa o te hace sentir incómodo y desconfiado. Marrakech tiene una larga historia, más de mil años, que la han llevado a ser lo que es: antigua, viva, bohemia, extravagante, única.

Torre Mezquita Kutubia

Callejon Marrakech La Ciudad Roja

Llamada en árabe Medina Alham’rá, “La Ciudad Roja”, es un enorme conjunto de construcciones de color rojizo, que surgen de forma caótica y tupida en la vieja medina, y se distribuyen ordenada espaciosamente en la ville nouvelle, de la época colonial francesa. Es una ciudad de contrastes. En la misma medina se mezclan viviendas de una habitación, en la que vive una familia, con ‘riads’ –grandes casas con patio interior-, muchos de ellos en manos de extranjeros. Y extramuros barrios residenciales, hoteles de cinco estrellas y urbanizaciones de gran lujo. Pero todo rigurosamente rojizo.

Zoco Marrakech tiendas de especies

Comercio local Marrakech

Zoco Marrakech tienda de alfombras

Burro con Atlas de  fondo Marrakech

Varias veces durante su historia Marrakech ha atraído al poder, el dinero, el arte y la cultura. Herencia de esto son sus palacios, sus monumentos, sus jardines y su idiosincrasia. Durante el siglo XX tuvo dos fuertes llegadas de extranjeros, uno durante la época colonial y otro en las décadas de los 90. Millonarios y artistas que se establecían en sus propios ‘riads’ y disfrutaban de una vida diferente, en parte anclada en el tiempo, y con una libertad de la que no gozaban en occidente. Aventura, fiestas, extravagancias.  Así surge el Marrakech bohemio y exótico.

Plaza Jamaa el Fna Marrakech carro tirado por burro

Plaza Jamaa el Fna Marrakech caballo

Marrakech merece la pena vivirse desde sus entrañas, conocer lo más profundo del día a día, tirarse a sus calles y sentir su ritmo. Ver, tocar, probar, hablar con sus gentes, hasta que ya casi todo te parezca normal. Esta es una ciudad efervescente, la prueba más clara es su gran plaza ‘Jamaa el Fna’ que está de feria todos los días del año. Encantadores de serpientes, vendedores ambulantes, mujeres que pintan el cuerpo con henna, espectáculos de todo tipo, y por la noche se convierte en un gran restaurante al aire libre, que mantiene el movimiento hasta primeras horas de la madrugada.

Zoco Marrakech calle de tiendas

Zoco Marrakech tiendas de alfombras

Zoco Marrakech tiendas de zapatos

Tenderetes de comida en zoco de MArrakech

Terrasse de Epices Marrakech

Terrasse de Epices Marrakech reservados

Y no olvidar que el zoco de Marrakech es el más grande de Marruecos. Un laberinto de tenderetes por el que no paran de cruzarse locales y turistas, y también motos y burros. Alfombras, telas, bolsos, zapatos… Un lugar repleto de artesanía que muestra la fuerte esencia artística de esta ciudad, aunque no suele acompañarse de calidad. Un lugar que vive en un regateo continuo, y en el que buscando hay mucho que encontrar.

Sillas de la época colonial Marrakech

Puertas antiguas Marrakech

Marrakech es una ciudad sorprendente, que hechiza si te sumerges en ella. Hay que explorarla bien y conocer sus recovecos. Y desde dentro mirar hacia el Atlas y la preciosa estampa de sus montañas blancas.

Algunos sitio chulos donde comer, cenar o salir:

Terrasse de Epices
En plena medina es un oasis para el descanso, una terraza muy agradable, informal, en la que hacer una parada en el día de compras. Es un sitio puesto con mucho gusto y muchos pequeños detalles. El ambiente es europeo y la carta es de comida principalmente marroquí.
www.terrassedesepices.com

Le Comptoir Darna
Perfecto para una noche divertida. Un restaurante muy bien ambientado en la zona de hoteles. Luz tenue, música y una carta mitad marroquí mitad internacional. Después de la cena se convierte en bar de copas y jóvenes bailarinas pasan entre las mesas en un espectáculo sinuosas pero que gusta tanto a ellos como a ellas.
comptoirmarrakech.com

La Meson Arabe
Es un riad hotel de lujo en el que entre sus muros, como suele pasar en los riad, olvidas que te encuentras en medio del caos de Marrakech, y te trasladas a un palacio lleno de armonía. El restaurante está en el patio, las mesas se reparten alrededor de una gran piscina, entre velas plantas, la luna, las almenas y un grupo de música de fondo. Un lugar  para una cena romántica.
www.lamaisonarabe.com

[Texto y fotos: Carlos Montero]

6 Respuestas a “Marrakech, una ciudad que hechiza

  1. Nosotras estuvimos hace un tiempo y nos encantó. Repetiríamos de nuevo!

  2. Alfonso Romero

    tio, que sacrificao es tener un blog como este y tener que ir a sitios tan feos y con tan poco encanto, que admirable¡¡………Juer si hasta me han dao ganas de ir a mi ¡

  3. Sentirte en medio del caos de la medina es algo que todo el mundo debería experimentar aunque yo creo que es tan impresionante que parece irreal, hecho a propósito ya que existe un gran contraste frente a la nueva ciudad…Por lo que de algún modo creo que se mantiene así a propósito con el fin de atraer al turismo porque es lo que verdaderamente llama la atención y es inconcebible que a tan sólo a 2 kilómetros todo cambie tanto que parece incluso que te hayas trasladado de continente…Eva

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s