Archivo de la etiqueta: Surf

Pukas Surf, redescubriendo el mar

Una de las cosas más bonitas que he hecho en la vida ha sido redescubrir el mar. Siempre recuerdo haber estado enamorado del mar. Su inmensidad y su movimiento me dejan perplejo. Su fuerza, su poder, es algo único. Pero he descubierto como puedo disfrutar aún más de él, sentir su poderío e intentar controlarlo, sentirme en conexión con él, hacerlo mío. Y eso se puede conseguir haciendo surf.

El surf es un deporte maravilloso, muy exigente, pero que logra hacerte vivir muy cerca de la naturaleza. Entras al mar con tu tabla y remas, remas y remas. Luchas contra las olas, y si son grandes, luchas más contra las olas. Sientes la fuerza del agua que te quiere arrojar atrás, pero sigues. Tu objetivo es llegar a la zona de calma, y llegarás. Una vez allí, sentado en tu tabla ves todo muy diferente. Esperas la ola adecuada, hablas con tus amigos, ves la playa desde otra perspectiva. Disfrutas del momento, y descansas, pues te ha costado llegar hasta allí.

Y al fondo, ves que viene tu ola, te preparas, remas con todas tus fuerzas, hasta que te atrapa, y entonces arriba. De pie sobre la tabla se ve todo aún más bonito. Es una gran satisfacción estar deslizándose sobre el agua, que te empuja y te tira, pero aguantas y tratas de dominar tu viaje. Estás arriba, te sientes ligero y diriges tu destino. Estas disfrutando del mar.

Pukas es la marca número uno de tablas de surf de España, seguramente de Europa y una de las mejores del mundo. Un proyecto que empezó hace ya cinco décadas –fueron pionerísimos en el surf nacional- y hoy son un referente internacional. Su secreto está en que trabajan en lograr las mejores tablas, y para ello los mejores materiales y los mejores shapers –como se llama a los que diseñan y construyen las tablas a mano- por eso, ahora el Pukas Team está formado por algunos de los mejores surfistas de medio mundo.

Pukas tiene además una imagen llena de personalidad, que combina estilo y garra, con un espíritu muy auténtico. Su cuartel general está en Zarautz, una playa preciosa para hacer surf, donde tienen tienda y escuela. El lugar perfecto para empezar y enamorarte de este deporte. También están en San Sebastián, con tienda y escuela, y ahora se suma una sucursal en Barcelona.

He tenido la suerte de surfear con Adur Letamendia, de la segunda generación de Pukas. Un artista de este deporte y un valiente, capaz de conquistar olas de diez metros, algo no al alcance de todos, simplemente porque aterroriza ver todo lo que se te viene encima, pero si eres un crack, te metes y conquista la cresta.

Surf significa vivir el mar y nunca es tarde para empezar.

Pukas Surf
Escuela de surf Zarautz
C/Lizardi 9. Zarautz
Tlf: +34 943 890 636
www.pukassurf.com

[Texto: Carlos Montero. Fotos: Pukas]

Biarritz: surf & chic

Hay lugares que te conquistan porque nada más llegar notas que tienen algo especial. Biarritz es como una chica coqueta y con clase, con un estilo clásico pero a la vez muy actual.  Esta pequeña ciudad costera, del País Vasco Francés, se convirtió a mediados del siglo XIX en uno de los lugares de vacaciones preferidos de la realeza y la aristocracia europea.

Biarritz es un lugar de veraneo elegante, estiloso, se ve en sus calles, sus edificios, sus tiendas, pero sobre todo en la gente. Basta con dar un paseo para darse cuenta. Se ve gente guapa, y predomina un estilo chic desenfadado. Es una ciudad bonita. El majestuoso Hotel du Palais, es el edificio más emblemático, mirando al mar desde la Grande Plage. Y es maravilloso descubrir los palacetes que salpican Biarritz, y que muestran el poder que han tenido muchos de sus veraneantes.

Pero si algo caracteriza hoy a Biarritz es la pasión por el surf. Gracias a que sus aguas son una fábrica de olas, se ha ido forjando una fuerte afición a este deporte. Hay surfistas de todo tipo: hombres y mujeres, jóvenes y no tan jóvenes. Parece que todo el mundo tiene una tabla en su casa, y que siempre es un buen día para ir a disfrutar de su precioso mar Cantábrico.

Biarritz es una ciudad de tradiciones, y una de ellas es ir a merendar al café Miremont, que frecuentaba el Rey Alfonso XIII, o tomar un aperitivo en Le Royalty, un sitio de toda la vida, en cuya terraza no es difícil distinguir a españoles.


Pero el mejor de los aperitivos de Biarritz se toma en el pintoresco quiosco de Les 100 Marches, mientras se disfruta de la puesta de sol. Grupos de amigos se reúnen allí para despedir el día, tomando una copa de vino rosado y unos deliciosos pintxos, apoyados en la barandilla que asoma, desde lo alto, a la larga playa de la Côte des Basques.  Se dice que en el último suspiro del día, cuando el Sol se oculta en el horizonte, se puede ver el famoso “Rayo Verde”.


Para salir a cenar hay buenos restaurantes, en Biarritz y los pueblos de alrededor. Está todo muy cerca. Recomiendo Ostalapia, un bonito caserío hecho restaurante, en el pueblo vecino de Ahetze, donde entre viñedos y campiña se come muy bien, especialmente buena carne, con un ambiente excelente.

Pero lo que no podemos dejar de conocer es el maravilloso Le Blue Cargo, un seductor restaurante y discoteca a sólo unos metros del mar, en la playa de Ilbarritz (Bidart). En la parte más alta está el restaurante, en un bonito y esbelto edificio antiguo, a cuyos pies hay una gran terraza de madera, con unas maravillosas vistas. Siempre lleno, todos los días en temporada alta,  se nota que entre su clientela está lo más selecto de Biarritz.

Le Blue Cargo es uno de los sitios más animados en los que he estado nunca. Bajando unas escaleras desde el restaurante, llegamos a una discoteca al aire libre. Un club de diversión. Bajo unas enormes velas blancas, hay hamacas, mesas, reservados y una gran barra. Todo es un gran balcón que da a la playa. Hay que imaginarse allí,  con la brisa del mar, escuchando I Follow Ribers, y todo el mundo a tu alrededor bailando sobre las mesas, como si fuera la última fiesta de sus vidas.

Para alojarse, además del majestuoso Hotel du Palais, hay otras opciones como el coqueto Hotel Palacito, cuyo café tiene una terraza que está muy de moda para picar algo y tomar cócteles. Muy bien situado, en la animada Rue Gambetta.

Biarritz es una ciudad con personalidad propia. Un grandísimo descubrimiento. La ciudad, las playas, la gente. Hay que zambullirse en ella para vivirla y saborearla. Disfrutarla. Me encanta Biarritz.

[Fotos y texto: Carlos Montero]